El 15º Congreso de la Organización de las Ciudades del Patrimonio Mundial tuvo lugar en Cracovia, Polonia, del 2 al 5 de junio de 2019.

Casi 400 delegados de 133 ciudades y de 57 países vinieron a Cracovia. 76 presidentes y alcaldes representaron a casi todos los continentes: África, ambas Américas, Asia, Europa, Australia y Océanía.

El Congreso contó con la participación de aquellos para quienes los temas de patrimonio cultural, tradición, recursos materiales e inmateriales de la civilización son un desafío, una pasión y una responsabilidad. Cada uno de los participantes del Congreso trajo sus problemas y desafíos individuales a Cracovia, por lo que las discusiones se tradujeron en el intercambio de experiencias en el campo de las tareas específicas.

El tema de la conferencia: El patrimonio y el turismo se convirtieron en una plataforma de debate sobre diagnósticos, amenazas y, por último, los retos a los que se enfrentan los gestores de las ciudades históricas.

El programa del Congreso fue rico y estuvo acompañado de otras actividades: taller de periodistas, taller de Alcaldes y Expertos de ciudades que se ocupan del patrimonio o el Foro para Jóvenes Profesionales. Los stands promociopnales para las ciudades miembros de la OCPM en el Centro de Congresos ICE Kraków estuvieron abiertos no sólo a los participantes del Congreso, sino también a los habitantes de Cracovia. Las presentaciones estuvieron acompañadas de un programa adicional que presentaba la cultura y las tradiciones de Cracovia en forma de actuaciones de bandas regionales, coronas de flores, joyas Lemko y pintura sobre vidrio, así como talleres de encaje. La imprenta presentó el arte de la imprenta antigua y los grabados en madera, y el Conjunto de Canto y Danza Krakowiacy – hermosos trajes de Cracovia.

El Congreso terminó y los delegados regresaron a sus ciudades.  La esperanza era que aparte de la alegría de un maravilloso encuentro internacional, el conocimiento y la experiencia de otras ciudades históricas, todos ganáramos amigos y socios, y que Cracovia tuviera nuevos embajadores en todo el mundo.